GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Vigilia Pascual con el Papa Francisco




La Vigilia Pascual o "Lucernario" es uno de los ritos más antiguos de la liturgia y se celebra en esta noche del Sábado Santo. (Agencias)

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco celebró la primera vigilia pascual de su pontificado al bendecir el "fuego nuevo" y preparar el cirio pascual, con el cual iluminó la Basílica de San Pedro, que tenía todas las luces apagadas.

Además, dio los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Primera Comunión a cuatro adultos procedentes de Italia, Albania, Rusia y Estados Unidos.

Poco después de las 20:30 horas local (19:30 GMT), el Pontífice llegó hasta el ingreso de la Basílica de San Pedro acompañado por cardenales, obispos y sacerdotes, para iniciar el rito religioso.
El Papa, quien llevaba una sencilla vestimenta blanca, bendijo un fuego que se encontraba en el lugar y en un gran cirio marcó una cruz, con las letras griegas de Alfa y Omega, además de colocarle unas cuentas de incienso.

Con ese cirio encabezó una procesión que ingresó al templo totalmente a oscuras.
En la nave central de la basílica, el Papa hizo tres paradas, en cada una pronunció la frase en latín "La luz de Cristo", y todos respondieron también en latín, "gracias a Dios".

Una vez ante el altar, del cirio pascual fueron encendidas todas las velas de los fieles. Una vez iluminada la basílica se pasó al pregón pascual, un diácono declamó el "exultet" en latín. Así inició la vigilia que durará unas tres horas.

La Vigilia Pascual o "Lucernario" es uno de los ritos más antiguos de la liturgia y se celebra en esta noche del Sábado Santo que San Agustín llamó "madre de todas las vigilias", en alusión a la espera de la Resurrección del Hijo de Dios.

Al rito asistieron unas diez mil personas, entre ellas 30 cardenales y decenas de obispos y sacerdotes.


La ceremonia comenzó en el atrio de la basílica vaticana, donde Francisco bendijo el fuego nuevo y encendió el Cirio Pascual, símbolo de Cristo, "Luz del Mundo".
Francisco realizó con un punzón una incisión sobre el cirio pascual, grabando una cruz y la cifra del año 2013, y pronunció en latín: "Christus heri et hodie, Principium et Finis, Alpha et Omega, ipsius sunt tempora et saecula. Ipsi gloria et imperium per universa aeternitatis saecula" (Cristo ayer y hoy, principio y fin, alfa y omega. A Él pertenece el tiempo y los siglos, a Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos).
Después, comenzó la procesión hacia el altar mayor, en medio de una total oscuridad y silencio en el templo, iluminado poco a poco con las velas de las miles de personas que llenan la basílica, encendidas con la llama procedente del Cirio Pascual.

Una vez llegado al altar se encendieron todas las luces, que dejaron al descubierto las maravillas que encierra la basílica, bellamente adornada con flores blancas, y comenzó el canto del Exultet, o pregón pascual, un recorrido sintético de la historia de la salvación.

Tras la "liturgia de la luz" se celebrarán la de la palabra y la bautismal.
Siguiendo una tradición de la Iglesia primitiva, en la que los catecúmenos (adultos que aspiran al bautismo) eran bautizados en la noche de la Vigilia Pascual, Francisco, revestido con ornamentos blancos, administrará los tres sacramentos de la iniciación cristiana a los cuatro catecúmenos adultos.

Se trata del italiano Maurizio Stefano Pilati, de 23 años; el albanés Ismaili Kleant, de 30 años; el ruso Yevgueni Strókov, de 30, y el estadounidense de origen vietnamita Anthony Dinh Tran, de 17.
Durante la misa, se usarán los idiomas español, italiano, francés, inglés y latín.
(Agencia EFE)


HOMILÍA
El papa Francisco presidió esta noche en la basílica de San Pedro, su primera Vigilia Pascual, en cuya homilía dijo que la resurrección de Cristo es la victoria sobre el mal y lo que oprime en la vida y invitó a los que son "indiferentes" ante Dios, "que arriesguen, ya que no quedarán decepcionados".

El Papa afirmó también que no hay situaciones que Dios no pueda cambiar y que no hay pecado que no pueda perdonar si nos abrimos a él y que por ello no debemos perder la confianza.
En la noche en la que la Iglesia celebra la "madre de todas las vigilias", el pontífice, de 76 años, dijo que con la resurrección de Cristo nada es igual en la vida de los hombres y en la historia de la humanidad, que la resurrección es la victoria sobre el pecado, sobre el mal, sobre la muerte, sobre todo lo que oprime la vida, y le da un rostro menos humano.

"Acepta que Jesús Resucitado entre en tu vida, acógelo como amigo, con confianza: ¡Él es la vida! Si hasta ahora has estado lejos de él, da un pequeño paso, te acogerá con los brazos abiertos. Si eres indiferente, acepta arriesgar: no quedarás decepcionado", afirmó el papa.

El Obispo de Roma añadió: "Si te parece difícil seguirlo, no tengas miedo, confía en él, ten la seguridad de que él está cerca de ti, está contigo, y te dará la paz que buscas y la fuerza para vivir como él quiere".
Comentando el evangelio de Lucas cuando las mujeres van al sepulcro y está vacío y se quedan perplejas, Francisco dijo que eso pasa también a nosotros cuando ocurre algo verdaderamente nuevo respecto a lo de todos los días, "nos quedamos parados, no lo entendemos, no sabemos cómo afrontarlo".
"A menudo, la novedad nos da miedo, también la novedad que Dios nos trae. Somos como los apóstoles del Evangelio: muchas veces preferimos mantener nuestras seguridades. Tenemos miedo de las sorpresas de Dios. Él nos sorprende siempre", dijo el papa.

Francisco exhortó a los fieles no cerrarse a la "novedad que Dios quiere traer a nuestras vidas. ¿Estamos acaso con frecuencia cansados, decepcionados, tristes; sentimos el peso de nuestros pecados, pensamos no lo podemos conseguir? No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos: no hay situaciones que Dios no pueda cambiar, no hay pecado que no pueda perdonar si nos abrimos a él", afirmó.

El Pontífice invitó a los fieles a que "hagan memoria" de lo que Dios hace por ello, del camino recorrido, ya que ello abre el corazón de par en par para el futuro.
"Pidamos al Señor que nos haga partícipes de su resurrección, nos abra a su novedad que transforma, a las sorpresas, tan bellas, que seamos capaces de sentirlo vivo y actuando en medio de nosotros", agregó.
Francisco oficiará mañana en la plaza de San Pedro la misa del Domingo de Resurrección y después leerá el Mensaje Pascual e impartirá la bendición "Urbi et Orbi".
MLV



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores