GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Primera misa del Papa Francisco





Youtube14 de marzo, 2013. (Romereports.com) Es la primera Misa de Francisco. Ya no estaban las mesas en las que los cardenales votaron al nuevo Papa. La Capilla Sixtina estaba preparada para la ceremonia bajo los frescos de Miguel Ángel.

En su primera homilía, el Papa explicó que el cristianismo se basa en tres factores: 'caminar, edificar y confesar la fe'. Además dijo que para ser cristiano hace falta aceptar el sufrimiento que encontramos en la vida.

FRANCISCO I“Cuando caminamos sin la cruz, cuando edificamos sin la cruz, cuando confesamos un Cristo sin la Cruz, no somos discípulos del Señor. Somos mundanos. Somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, todos, todos, pero no discípulos del Señor”.
El Papa dijo que los días del cónclave habían sido muy positivos e invitó a los cardenales a no tener miedo al sufrimiento.

FRANCISCO I
“Yo quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos la fuerza de caminar en presencia del Señor, con la cruz del Señor”.


Al finalizar la Misa, el Papa Francisco ya con el báculo pastoral bendijo a todos los cardenales. Fue la primera Misa del primer Papa latinoamericano.


OFL @odelafu
CTV
-
-BN


Texto completo de la primera homilía del Papa Francisco

Texto completo de la primera homilía del Papa Francisco

(Santa Misa por la Iglesia con los cardenales en la Capilla Sixtina)

Homilía del Papa Francisco en la misa «Pro Ecclesia», concelebrada con los cardenales electores en la Capilla Sixtina (14-3-2013)

En estas tres lecturas veo que hay algo común: es el movimiento. En la Primera Lectura, el movimiento en el camino; en la Segunda Lectura, el movimiento en la edificación de la Iglesia; en la tercera, en el Evangelio, el movimiento en la confesión. Caminar, edificar, confesar.

Caminar. «Casa de Jacob, venid; caminemos a la luz del Señor» (Is 2, 5). Eso es lo primero que Dios dijo a Abrahán: «Camina en mi presencia y sé irreprochable». Caminar: nuestra vida es un camino, y cuando nos paramos, la cosa no funciona. Caminar siempre, en presencia del Señor, a la luz del Señor, intentando vivir con la integridad que Dios pedía a Abrahán, en su promesa.

Edificar. Edificar la Iglesia. Se habla de piedras: las piedras tienen consistencia; pero se trata de piedras vivas, de piedras ungidas por el Espíritu Santo. Edificar la Iglesia, la Esposa de Cristo, sobre la piedra angular que es el mismo Señor. He aquí otro movimiento de nuestra vida: edificar.

Tercero, confesar. Podemos caminar cuanto queramos, podemos edificar muchas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, la cosa no funciona. Acabaremos siendo una ONG asistencial, pero no la Iglesia, Esposa del Señor. Cuando uno no camina, se para. ¿Qué ocurre cuando no se edifica sobre las piedras? Sucede lo que les pasa a los niños en la playa cuando construyen castillos de arena: todo se viene abajo, carece de consistencia. Cuando no se confiesa a Jesucristo, me viene a la memoria la frase de Léon Bloy: «Quien no reza al Señor, reza al diablo». Cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio.

Caminar, edificar-construir, confesar. Pero la cosa no es tan fácil, porque al caminar, al construir, al confesar, a veces hay sacudidas, hay movimientos que no son precisamente movimientos del camino: son movimientos que nos hacen retroceder.

Este Evangelio prosigue con una situación especial. El mismo Pedro que ha confesado a Jesucristo, le dice: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Yo te sigo, pero ni hablar de cruz. Esto queda fuera. Te sigo con otras posibilidades, sin la cruz». Cuando caminamos sin la cruz, cuando edificamos sin la cruz y cuando confesamos a un Cristo sin cruz, no somos discípulos del Señor: somos mundanos; somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor.

Yo quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos el valor –precisamente el valor– de caminar en presencia del Señor, con la cruz del Señor; de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, derramada en la cruz; y de confesar la única gloria: a Cristo crucificado. Y así la Iglesia avanzará.

Espero que el Espíritu Santo, mediante la oración de la Virgen, nuestra Madre, nos conceda a todos esta gracia: caminar, edificar, confesar a Jesucristo crucificado. Que así sea.

(Original italiano procedente del archivo informático de la Santa Sede; traducción de ECCLESIA).



Primera Misa del Papa Francisco

Actualizado Hace 4 horas
"Si no confesamos a Jesucristo, la cosa no va". Nuestro Papa Francisco ya celebró su primera Misa, esto fue lo que nos dijo hoy:http://bit.ly/YdDJLN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores